5

¿Buscas un spa para bebés y niños?

Imagen entrada spa balneario de OlmedoHace unas semanas (¿sólo unas semanas? Parece que haga meses) que nos fuimos a pasar el fin de semana fuera de Madrid para desconectar un poco de la rutina y disfrutar los tres en familia. Era una de esas escapadas que tienes en mente desde hace tiempo, pero que al final vas posponiendo por unas cosas o por otras y se retrasa más de lo que te gustaría. Sin embargo, en este caso tengo que reconocer que me alegro de haber esperado porque… ¡nos vino en el mejor momento!

Nos fuimos de RELAX a un balneario de Olmedo, en Valladolid. Sí, sí, habéis leído bien: de relax con un bebé de 18 meses que no para quieto. De spa en familia. Por si no os habéis dado cuenta de que me encantó la experiencia os lo repito: ¡fue maravilloso! De hecho, os prometo que esta entrada no es patrocinada aunque lo parezca, que los del grupo Castilla Termal no me han pagado la estancia, ni me han invitado a ningún tratamiento… aunque si quieren hacerlo yo me ofrezco a probar, en familia, sus instalaciones en Solares (Cantabria). O en cualquiera de sus balnearios, vamos. Dicho queda 🙂

En fin, que me desvío del tema… Que disfrutamos un montón, sobre todo Adrián, que es un fanático del agua y no quería salir del circuito en ningún momento. Bueno, sí, pero para subir al bordillo y tirarse de la manita, pero su obsesión por tirarse al agua daría para un post entero y no quiero enrollarme. Así que a lo que vamos: Castilla Termal es un grupo de balnearios que SÍ aceptan bebés a partir de 3 meses (qué mal suena está frase pero, desgraciadamente, muchos spa no admiten visitas con niños). De hecho, tienen un horario específico para bajar con los pequeños: de 10.00 a 12.00 horas de la mañana y de 16.00 a 18.00 horas de la tarde. En nuestra opinión, tiempo suficiente para que ellos disfruten del agua y no se terminen aburriendo de la experiencia.

mama-bebe-spaEn la habitación dejan preparados los albornoces, las toallas, las chanclas y los gorros (los albornoces de los niños son de un color amarillo muy chulo y llamativo), así que en la maleta basta con meter los bañadores, lo que yo agradecí muy mucho porque no me apetecía ir a finales de febrero tan cargada como en verano, que parece que nos vamos a la guerra.

El resto de servicios del hotel también están muy orientados a familias: habitaciones amplias, con camas gigantescas y cunas disponibles; restaurante y cafetería con tronas y menú infantil, y ludoteca. Esta última empieza a funcionar justo después de que termine el horario de niños del spa: o sea, a partir de las 12 por la mañana y a partir de las 18 por la tarde. Es una habitación llena de juguetes, con cuentos, sillas, mesas y un montón de cosas para entretener a los más pequeños. Hay una monitora que se queda con ellos y hace actividades (cuentacuentos, manualidades, etc.) por si los padres tienen contratados algún tratamiento corporal, aunque también permiten que un papá o mamá se quede con el niño en la estancia, sobre todo si son chiquititos.

Nosotros, al ser Adrián tan pequeño, bajábamos un ratito pequeño por la mañana y otro por la tarde. Nos íbamos turnando para quedarnos con él, que estaba encantado entrando y saliendo de una tienda de campaña con forma de castillo, o jugando con los juegos de encajar piezas que había para su edad. No contratamos ningún masaje, ni tratamiento de belleza adicional, así que el otro se tomaba un café mientras leía el periódico en la cafetería, consultaba los blogs de maternidad, se echaba una cabezadita… En fin, lo que quería cada cual.

Personalmente salimos del hotel más bien poco, a dar un paseo el sábado por la mañana por el pueblo y a comer. Enfrente hay un restaurante que me habían dicho que estaba muy bien, pero a las 13.15 horas estaba lleno, así que la próxima vez llamaré para reservar porque nos quedamos con las ganas, la verdad… También la próxima vez aprovecharemos para visitar el Parque Temático del Mudéjar, que está en Olmedo y tiene un montón de edificios en miniatura. Es gratuito para niños de 0 a 5 años y ofrece interesantes descuentos a las familias numerosas.

¡Y hasta aquí nuestra escapada familiar! Por poner una pega al sitio, diré que la carta de alérgenos de la cafetería es de risa. En las pizzas, por ejemplo, sólo señalan el gluten como alérgeno a tener en cuenta, cuando todas llevan queso y, por tanto, son intocables para los alérgicos a la proteína de la leche. La tortilla francesa, por ejemplo, aparece libre de alérgenos y, obviamente, lleva huevo (o huevina, lo mismo me da). En fin, que a lo mejor estas cosas a las familias que no tenéis bebés alérgicos os parece una chorrada, pero… para nosotros es fundamental que la gente se vaya concienciando de lo importante que es el etiquetado de los productos y las cartas de alérgenos. Para compensar, en el desayuno había un montón de cosas aptas para Adrián, incluidos distintos tipos de galletas que no llevaban ni leche, ni huevo. ¡Toda una sorpresa!

Yo ya estoy pensando en la próxima escapada. Repetiremos seguro… Incluso me estoy planteando comprar un bono regalo para el Día del Padre… porque no me digáis que no es un regalazo… ¡y encima para disfrutar en familia! Ayyy, qué ganas de volver.

¿Y vosotr@s? ¿Habéis ido de spa en familia? ¿Conocíais esta red de balnearios?

Un abrazo

Dos Rayitas

Periodista y bimadre primeriza que comparte sus in-experiencias en el mundo de la maternidad y la crianza con apego.

5 Comments

  1. 100% fan de los balnearios de la red de Castilla Termal para disfrutar en familia 🙂 De sus piscinas y sus chorros, de sus instalaciones, de sus detalles y del buen trato de todo el personal.
    El próximo a probar, el espectacular balneario de Solares, en un entorno precioso y totalmente recomendable 🙂

  2. Hola! Mi bebe también tiene piel atópica y me gustaría preguntarte si le ha venido bien la estancia en el balneario o habéis notado al paso de los días que haya tenido algún problema. Cuanto tiempo le tenias a “remojo” . Veras es que hay muchas cosas que me apetecería hacer, como por ejemplo esta y no me atrevo por miedo a que le venga un brote fuerte. Gracias

    • Hola Lola, la verdad es que no hemos notado que haya empeorado. Es cierto que esos días tenía más enrojecidos los pliegues del interior del codo, pero nada más… Pero Adrián tiene una dermatitis atópica leve y muy controlada, apenas hemos tenido brotes. Y los que hemos tenido han sido pequeños y han mejorado fácilmente. De hecho, él va a natación una vez en semana, media hora, y quitando las rojeces que te comento.. no empeora más. Utilizamos, eso sí, un neopreno de estos que les protegen el cuerpo. En nuestro caso es de manga corta, pero los hay también de manga larga, que protegen más. Yo te recomendaría probar primero en una piscina con cloro, para ver cómo reacciona y, por supuesto, consultarlo con el pediatra. No hay dos dermatitis iguales… ¡Un beso y gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *