0

Frittata italiana con verduras

¡Buenos días de lunes! ¿Qué tal estáis? Para empezar la semana con energía, os traigo una súper receta que se ha convertido en un imprescindible de mi día a día: la frittata italiana con verduras. Si no la conocéis, no os preocupéis porque os sonará bastante: es una especie de tortilla francesa abierta, mucho más fácil de cocinar, a la que puedes añadir cualquier cosa que tengas por casa porque todo le va estupendo. Como os imagináis, lleva huevo así que, en este caso, no es apta ni para alérgicos al huevo, ni para veganos. Pero sí lo es para los ovolactovegetarianos.

Como os avanzaba en el título, es una receta de origen italiano. No sé si os lo he comentado alguna vez, pero yo estuve viviendo en Roma durante un año y compartía piso con dos italianos. Uno de ellos cocinaba bastante, además hacía muchas recetas de su mamma, así que pude aprender a hacer algunos platos bastante ricos, como el risotto alla zucca, muy otoñal por la calabaza, que si queréis un día comparto con vosotr@s. Bueno, al lío: la gran diferencia entre la fritatta y nuestra tortilla francesa, además de que al menos en mi casa la tortilla francesa se cocinaba como mucho con queso o atún, es que no prepara vuelta y vuelta a la sartén, sino que se deja abierta y se termina de hacer en el horno. Esa es la teoría, pero sé por experiencia que si dejas el fuego bajito durante más tiempo se te cuaja también en la sartén.

¿Qué necesitamos?

Para hacer una frittata italiana con verduras individual, pero consistente, yo utilizo los siguientes ingredientes:

  • 3 huevos batidos
  • Todas las verduras que tenga por casa
  • Setas o champiñones
  • Sal y pimienta
  • Todo tipo de hierbas aromáticas

¿Y cómo lo hacemos?

Muy fácil: primero ponemos a calentar una sarten antiadherente con una cucharada sopera de aceite de oliva virgen y rehogamos todas las verduras. A mí me encanta añadirle, además del típico pimiento, tomate y calabacín, espárragos verdes y brócoli. Os confieso que a mí el brócoli no me entusiasma, pero sé que es buenísimo y salteado tiene un punto que me está empezando a convencer, así que cada vez que como verdura salteada con algo… ahí que van tres o cuatro arbolitos. Después, añado la sal, la pimienta y las hierbas aromáticas. Es fundamental el tema de las especias porque dan un gusto… ¡impresionante!

Batimos los huevos, añadimos también un poquito de sal y de pimienta, y los volcamos sobre la sartén con las verduras. Bajamos el fuego y vigilamos para que no se pegue. La receta tradicional dice que deben cocer en sartén unos dos o tres minutos para después meterlo en el horno unos minutos más hasta que termine de hacerse. Es muy recomendable si le quieres añadir queso rallado encima para que se gratine. Normalmente sigo estos pasos, pero alguna vez he tenido prisa y lo he hecho directamente en la sartén. ¡También ha quedado rica!

Y así se hace una frittata italiana con verduras que, como os decía, se ha convertido en un imprescindible de mis menús semanales. ¿Qué os parece? ¿La habíais probado? Si os gusta, compartid la infografía en vuestras RRHH. ¡Gracias!

Dos Rayitas

Periodista y bimadre primeriza que comparte sus in-experiencias en el mundo de la maternidad y la crianza con apego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *