10

Preparar la bolsa del hospital para dar a luz

4b93a95cb1870e9a271881595ec8b2ae

Últimamente pienso muchas veces en mis nueve meses de embarazo y en las dudas que me asaltaban cada día ¡y cada noche! Y es que… anda que no me pasé horas en vela dándole vueltas a cómo sería esto, aquello y lo de más allá. Así que madrugada sí, madrugada también… ahí estaba yo, con mi móvil en la mano y Google echando humo ante frases como: “tamaño del feto a los cinco meses”, “cómo bañar al bebé para que no se ahogue” o “posturas para dar el pecho y que no duela“. ¡Vamos, que no he entrado en vuestros posts de búsquedas rarunas que llevan a los blogs de milagro! Pero es lo que tiene ser mariangustias y tener insomnio en el embarazo: no hay más tu tía.

Por eso he pensado que estaría bien publicar algunos posts contando mi experiencia sobre algunos temas que suelen preguntarse muchas embarazadas una y otra vez. Hace unos días os conté qué carrito elegí yo y por qué me decliné por un dos piezas frente a un tres piezas; y hoy os voy a hablar de la BOLSA DEL HOSPITAL. Madre mía, la dichosa bolsa el porculo trabajo que da. Que si qué llevo, que si qué no llevo, que si a ver si me voy a poner de parto sin ella, que si a ver si me voy a parecer una obsesa preparándola en la semana 20… ¡Qué cruz!

Yo no recuerdo exactamente cuándo me puse con ella, pero fue pronto. Quizá sobre la semana 32 o así, aunque llevaba pensando en qué meter y qué sacar desde el principio de los tiempos. En fin, que ahora pienso que hay tiempo de sobra para preparar la bolsa y que podía haber esperado unas cuantas semanas más sin comerme el tarro. Pero también reconozco que me hacía mucha ilusión y, por eso, creo que cualquier momento es bueno para hacerla.

¿Y qué metemos dentro? Ésta es la pregunta del millón. O, por lo menos, la que a mí más me preocupaba. Parece ser que si das a luz en un hospital privado tienes que llevar muchas más cosas, pero yo os voy a hablar de mi experiencia en un hospital público, de la Seguridad Social.

PARA LA MADRE

1. La tajerta sanitaria y los papeles del embarazo. ¡Esto es fundamental! Sobre todo la tarjetita porque la mayoría de hospitales tienen registrados tus datos en el ordenador y los papeles no son tan trascendentales, pero vamos… ¡mejor echarlos por si acaso!

2. Braguitas desechables o grandotas y de abuela. Hay que tener en cuenta que después de dar a luz se sangra bastante y, a pesar de las compresas, es fácil manchar nuestra ropa interior. Por eso suelen recomendar llevar de más, aunque yo creo que con seis vas más que sobrada.

3. Un par de sujetadores de lactancia. Este tema es un poco peliagudo porque hay muchos modelos, muchas tallas… y tu pecho cambia mucho en muy poco tiempo. Lo que yo hice para no tener que cambiar de sujetador cada mes fue comprarme un modelo que tenía corchetes a diferentes alturas, con lo que se adapta un poco al volumen de cada momento. Los compré en Prenatal y me costaron unos 20 euros.

3. Una bolsa de plástico para la ropa sucia. ¡Súper importante! Esto es lo típico que se te olvida siempre y, llegado el momento, mandas a algún familiar a la tienda del hospital a por algo así grandecito para que le den una bolsa y puedas meter esos bodies tan bonitos que tu bebé se ha encargado de adornar.

4. Unas zapatillas de andar por casa. También obligatorio si no quieres ir descalza por el hospital.

5. Uno o dos camisones con botones. Esto es opcional porque allí te dan camisones, lo que pasa es que son un poco feos e igual prefieres llevar los tuyos propios…

6. Una bata. ¡¡¡¡IMPORTANTE!!!! No seas como yo y pienses que por dar a luz con 40º a la sombra no vas a necesitar una bata. ¡JA! En el hospital suele haber un microclima, pero al menos en el que yo di a luz debía ser desértico… Por el día un calooor (bien me vino un abanico), pero por la noche… ¡¡¡qué frío, madre!!!

7. Una bolsa de aseo con las cosas típicas: cepillo de dientes, pasta, peine, desodorante, etc. Yo también metí la crema Purelan para el tema de los pezones los primeros días, pero luego me enteré de que lo mejor es darte un poquito con tu propia leche y dejar secar al aire.

8. Discos de lactancia. Las compresas te las dan en el hospital, pero los discos de lactancia no. Y, si te sube la leche mientras estás en el hospital… ¡los vas a necesitar!

9. Ropa para salir del hospital. Si no eres muy especialita, te puede valer la misma con la que entraste porque… siento decirte que la tripa no desaparece tan pronto.

PARA EL BEBÉ

Aquí yo me volví un poco loca porque la mayor parte de las webs que leí me recomendaban llevar como… 12 bodies y 6 pijamas, lo que hoy por hoy, después de haber estado ingresada tres días por cesárea, me parece una verdadera exageración.

1. Bodies. En el hospital te suelen dar bodies, pero hace mucha ilusión vestirle con los que has comprado para la ocasión… Yo recomiendo que sean cruzados porque… a ver cómo lo digo… muy sueltos probablemente no estaréis en el tema y lo de meter cosas por la cabeza de un recién nacido da como cosa… al menos los primeros días. En cuanto a cantidad… yo creo que con cuatro o cinco vamos sobrados. Eso sí, todos de manga larga, sin importar el mes en el que estemos.

2. Patucos o calcetines para cuando el bebé esté sólo con el body.

3. Cuatro pijamas.

4. Gorritos y manoplas. Lo primero es muy importante porque los niños pierden mucho calor por la cabeza y en los hospitales no te dan gorrito como tal, sino que hacen una especie de turbante con una gasa.

5. Arrullo, toquilla o muselina para arropar al bebé.

6.Ropita de primera puesta para salir del hospital.

7. Toallitas para el culete.

Para el aseo del bebé no necesitas nada porque te lo dan todo en el hospital. Los pañales también. Así que no hagas como yo y lleves dos bolsacas ahí como si te fueras a la guerra. De verdad, no hace falta… Aunque era tan bonica la bolsa con las cosas de mi niño… el próximo día os la enseño y os pongo algunas propuestas para las que quieran ahorrarse unos eurillos y tener un recuerdo para toooda la vida.

¿Vosotras también llevasteis cosas de más? ¿Cuándo preparasteis la bolsa? ¿Os preocupaba mucho el tema? Y… lo más importante… ¿echáis algo en falta?

[La foto es de Pinterest]

Dos Rayitas

Periodista y bimadre primeriza que comparte sus in-experiencias en el mundo de la maternidad y la crianza con apego.

10 Comments

  1. Yo creo que llevé más o menos lo que dices y también me pasaba las horas mirando y mirando por internet.
    Lo que me llevé y no usé y nunca he usado son discos de lactancia…nunca me chorrearon jejejeje

  2. Yo llevé de menos (no sé porqué se me olvidaron las toallitas del bebé!) y, el resto, más o menos como tú. Aunque una vez allí a mi bebé le dejamos con el body del hospital y como hacía muchísimo calor (nació en julio) prácticamente no usó pijama ni gorritos.

    En cuanto a las manoplas, recomiendan no ponérselas (aunque sé que es un tema controvertido). Uno de los sentidos más desarrollado cuando los bebés nacen es precisamente el tacto, y si les pones manoplas no pueden tocar lo que tienen alrededor. Así que nosotros nunca se las pusimos, ni aunque se arañara.

    Feliz día!

    • Yo la verdad es que las manoplas se las puse una vez. No le gustaban, ni le gustan nada, así que no se las pongo. Se araña a menudo aunque le repase las uñas día sí y día también, pero… cuando se las he intentado poner me ha dado una cosa… ahora encima que quiere coger todo, tocar todo… no lo veo, la verdad… Gracias por pasarte 🙂

  3. Es una lista estupenda. Sólo tengo dos puntos en los que no coincido: las manoplitas (creo que a ellos les mola tocar las cosas y, como dices, me daba cosita ponérselas, además, controlando un poco el tema de las uñas… sí, se arañan, pero tampoco demasiado) y los discos de lactancia (me compré un megapaquete y creo que usé dos en tooooda la lactancia).
    Como te decía en Twitter, post como este buscaba cuando estaba embarazada. ¡Muy útil, guapa!

    • La verdad es que yo las manoplas tampoco se las puse, una vez y ya… pero los discos de lactancia los primeros meses un montón. Voy a editar el post porque ya sois varias las que apuntáis lo de las manoplas y los discos. Diré que son opcionales jajajaja. Un abrazo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *