0

Torrijas sin leche y sin huevo

nfdHace unas semanas me prometí a mí misma que estas vacaciones de Semana Santa iban a ser vacaciones en toda regla: o sea, nada de trabajo, nada del blog y nada de preocupaciones varias. Lo del trabajo y las preocuopaciones, mal que mal, lo estoy cumpliendo. Lo del blog, como veis, no. Pero si incumplo mi promesa es por una buena razón: acercar las tradicionales torrijas a los niños con alergias alimentarias, concretamente a los alérgicos a la proteína de la leche de vaca y el huevo, dos elementos clave de estos dulces semanasanteros.

Elpadredelacriatura y yo ya nos hemos quitado el mono de las torrijas en casa de sus padres, que han hecho un par de fuentes ya. Pero todas remojadas en leche de vaca y empanadas con huevo, por lo que Adrián no ha podido ni olerlas. De momento, el pobre no se entera mucho y se le engaña con facilidad, pero espero que en el futuro haya alternativas para él, la verdad. Si no, me veo llevándome siempre un tupper con dulces aptos para él por si hay un postre, una tarta o un bollo para los demás.

Mucha gente me dice bueno pero es que ellos saben que no pueden y ya está, no comen. Pero yo, personalmente, a un niño que le gusta absolutamente TODO no voy a dejarle sin probar ningún dulce cuando a mí “no me cuesta nada” cocinar una alternativa para él. Si lo hacen los demás bien, si no lo haré yo y sin más problemas. Yo creo que se trata de concienciar a la gente de que los alérgicos también tienen derecho a comer de todo y, sinceramente, si lo único que hacemos es excluirles de lo que tomamos los demás no conseguimos absolutamente nada.

Bueno, que me sale la vena reivindicativa y me desvío del tema. Que la receta es sencillísima (inspirada en la de CreatiVegan), las torrijas están muy buenas y son una gran alternativa para que los niños alérgicos puedan tomarse lo mismo que nosotros en estas fechas. No cuesta tanto, ¿verdad? Si no os gusta faltar a la tradición, pues media barrita de leche de vaca y media barrita de leche de soja. Y todos contentos.

Ingredientes para las torrijas sin leche y sin huevo (veganas.

– 1 barra de pan del día anterior
– 3/4 litro de leche de soja (o de almendras, o de arroz, o de avena…)
– La cáscara de medio limón o naranja (la receta original dice limón, pero yo no tenía, usé naranja y salieron riquísimas también)
– 1 ramita de canela
– 6 cucharadas de azúcar
– 6 cucharadas de harina de garbanzo
– 1/2 cucharadita de vinagre
– Aceite de oliva (la receta original dice girasol, pero yo siempre uso oliva)
– Azúcar
– Canela en polvo

Preparación

Cocer la leche con la canela y la cáscara de naranja para que se impregne de su sabor durante unos 7-10 minutos. Después colar la leche y reservar. Cortar las rebanadas de pan, más bien gorditas y en diagonal, y remojar en la leche aromatizada durante 3-5 minutos. Mientras, mezclar muy bien la harina de garbanzos con agua y media cucharadita de vinagre, hasta que quede de una textura bastante líquida, similar a la del huevo. Pasar las torrijas por esa mezcla y freír en aceite de olvida muy caliente, como unos 30 segundos por cada lado. Sacar y dejar reposar en papel de cocina absorbente. Espolvorear con azúcar y canela en polvo y dejar enfriar.

Si el “problema” de vuestros hijos tiene que ver con el gluten, podéis utilizar pan de maíz, centeno o cualquier otro ceral apto para ellos. Tanto para celíacos como para cualquier amante de las buenas torrijas, cuanta más miga mejor. Eso sí, si tenéis celiaquía o alergia a la leche, olvidaros del pan de torrijas que se ha puesto tan de moda. Además de estar hecho con harina de trigo, suele llevar leche y mantequilla para que sea del tipo brioche.

A mí me han encantado, tanto o más que las de leche de vaca de toda la vida. O sea que en mi casa… ¡se tomarán siempre así! Porque encima a mí la leche como que no me gusta y, sinceramente, cada vez creo que es peor para nuestro organismo. Así que… prácticamente la he erradicado de mi dieta. Así no tengo que estar pendiente de si he tomado leche o no antes de dar un beso a mi hijo, cosa que hago cada… ¿minuto? Jaja

Bueno… ¡feliz Semana Santa! y ¡felices torrijas para todos! Si os animáis a hacerlas, contadme qué os han parecido.

Un abrazo

Dos Rayitas

Periodista y bimadre primeriza que comparte sus in-experiencias en el mundo de la maternidad y la crianza con apego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *