6

¡Una escapada por Aranjuez!

Madre besando a su hijo en Aranjuez.

Ya os conté el domingo pasado que nada más llegar marzo me entran unas ganas locas de salir de casa, dar paseos y preparar alguna que otra escapadita. Este año, además, lo de pisar la calle es una necesidad. Primero porque a Adrián le viene estupendamente: respira aire puro, cotillea todo lo que hay a su alrededor y lo más importante, se duerme. Y después porque yo no estoy acostumbrada a no trabajar fuera de casa y, aunque soy bastante caserita, pasar 24 horas aquí dentro con un bebé de seis meses… no entra dentro de mis planazos.

Así que el fin de semana pasado se inauguro la temporada de ‘pasar el día en’, que no es tan molona como la de ‘pasar el fin de semana en’, pero dadas las circunstancias está muy requetebién. Nos fuimos a Aranjuez, un pueblo precioso al sur de Madrid, con un Palacio Real y unos jardines por donde da gusto pasear. Además, yo soy de las que cuando sale valora mucho comer BBB (lo que ahora se viene llamando turismo gastronómico) y en Aranjuez siempre hemos comido de maravilla.

Padre jugando con su hijo en Aranjuez.

Cuando llegamos Adrián iba dormido, aunque tardó dos segundos en despertarse para echar una visual al nuevo paisaje. Como ya habíamos entrado al Palacio, nos dedicamos a pasear por el Jardín de la Isla y ver todas las fuentes que esconde dentro. Una de las cosas que más me gusta de esta zona es que parece más un bosque que un jardín y que, aunque siempre hay mucha gente paseando y haciendo fotos, nunca te da la sensación de agobio de otros lugares.

A mitad del paseo, aquí mi amigo dijo que ya estaba cansado de ver la vida recostado y que quería un campo de visión más amplio. Menos mal que como somos primerizos previsores, en la bandeja del carro (que, por cierto, iba hasta reventar) llevábamos la mochila y pudimos continuar el paseo sin llantos. Como había muchas familias, me di cuenta de la gran cantidad de gente que, como nosotros, llevaba el carrito vacío. O bien porque llevaban a los niños en brazos, o bien porque los niños ya andaban y querían explorar por su cuenta. Nos sentimos un poco menos idiotas.

Padre, madre e hijo paseando por unos jardines.

Después de andar durante una hora y pico, fuimos a ver la fachada del Palacio y el chiquitren, en el que nos montamos la última vez que fuimos y, digo yo, nos volveremos a montar. Pero cuando Adrián sea más mayorcito y alucine con los trenes. La siguiente parada nos llevó hasta una terracita para tomar una cervecita 0,0 con limón y un vino blanco (muy chic que es mi maromo) y, después, ¡al restaurante!

Aunque no hice fotos porque MNB tuvo aquí su momento más inquieto: cojo todo lo que hay a mi alcance en la mesa y como te descuides me quemo. Pero comimos en un sitio que se llama ‘Cava Real’ y que a mí, personalmente, me encanta. Me lo recomendó mi jefa (¿ex-jefa se diría), que vive muy cerca de Aranjuez y… ¡madre mía que descubrimiento!

Bebe de espaldas en una terraza.

Tienen carta y varios menús de distintos precios. Los fines de semana también tienen un menú del día muy completito, aunque nosotros esta vez optamos por el ‘especial’ que me parece que ronda los 15 euros. Es comida tradicional, como a nosotros nos gusta (bueno, la moderna también, es que a nosotros nos gusta todo oiga), y rica, rica. ¡Con fundamento! Cuatro primeros, cuatro segundos, bebida, pan y postre. ¡Y qué postres! Hay una gran variedad, aunque a mí… se me quedó una espinita clavada porque… me dejé embaucar por una tarta de queso (¡viva la lactancia!) y no pedí las fresas con nata. Estando en Aranjuez, que las fresas son súper famosas, me parece imperdonable. Así que… ¡tendremos que volver! ¿No os parece?

Nuestra visita siguió con unos kilos demás por el Jardín del Príncipe, muy, muy bonito también. Bajamos la comida dando un paseo y disfrutando del sol… ay, cómo me gusta el sol… Nos tomamos unos cafeses y para casa. Llegamos prontito, como nos gusta, y con la sensación de haber pasado un día estupendo en familia.

¿Y vosotros? ¿Habéis hecho alguna escapada este fin de semana?

Un abrazo

Dos Rayitas

Periodista y bimadre primeriza que comparte sus in-experiencias en el mundo de la maternidad y la crianza con apego.

6 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *